Durante siglos, después del Renacimento en Europa, se pensó que dominar la naturaleza era cuestión conseguir hacer cosas técnicamente difíciles. Hasta la invención de la ecología como ciencia (hay controversia en las fechas, pero como muy pronto fue en el siglo XIX) no se empezó a entender que esto de las relaciones entre seres vivos es una cosa complicada.

Ahí está la clave, en la diferencia entre lo difícil y lo complicado (hoy en día se llama complejo, queda mejor). Fabricar un transgénico es difícil, aunque cada vez menos. Entender cómo un transgénico se relacionará con su medio es comprender la complejidad, y en esto todavía estamos muy atrasados. Las transnacionales que juegan a aprendices de brujo nos venden soluciones técnicamente difíciles, pero simples, a problemas complejos. Difícilmente funcionará. La agricultura sostenible (en este caso, a través del manejo integrado de plagas), busca soluciones técnicamente más fáciles teniendo en cuenta la complejidad. Es posible que los resultados de esta última no sean espectaculares desde el comienzo, pero es probable que a medio plazo funcione mejor.

Una prueba nos llega ahora desde China: Yanhui Lu y su equipo muestran cómo el uso de algodón Bt ha producido un aumento de otra plaga, un insecto heteróptero (el Apolygus lucorum). La causa es que se usan menos insecticidas (el objetivo del algodón bt es ese, para eso lo lleva incorporado), pero el escarabajito es resistente a la toxina del Bt. Para controlarlo habría que usar otros insecticidas, pero entonces para qué queremos que el algodón sea Bt… Lo único seguro es que no hay soluciones mágicas, ni transgénicas ni de ningún tipo. La ecología nos enseña que la naturaleza está formada de muchas piezas y que se reordenan constantemente. Cuanto más amplia sea la visión que tengamos, mejor.

Anuncios

borlaug

Norman Borlaug fue uno de los padres de la revolución verde y premio Nobel en 1970.

Hoy en día la revolución verde recibe muchas críticas, con razón en algunos casos (quizá fue demasiado optimista en cuanto a la sostenibilidad ambiental de lo que defendía), pero sin razón en la mayoría: ha sacado del hambre a millones de personas en Asia y América.

Borlaug fue consciente de las posibilidades que ofrecía la mejora tecnológica en agricultura, pero tambien lo fue de sus peligros. Este es un extracto de lo que opinaba sobre la biotecnología:

A growing number of agricultural scientists, (…) anticipate great benefits from biotechnology in meeting our future food and fiber needs. Since most of this research is being done by the private sector, which patents its inventions, those of us concerned with agricultural policy must face up to a potentially serious conundrum. Most of those being born into this world are among the abject poor, most of whom live in rural areas of the developing world and depend on low-yielding agricultural production systems to eke out a meagre existence. How will these resource-poor farmers be able to afford the products of biotechnology research? What will be the position of these trans- national agribusinesses towards this enormous section of humanity that still lives largely outside the commercial market economy? This issue goes far beyond economics; it is also a matter for deep ethical consideration. Fundamentally, the issue is whether small-scale farmers of the developing world also have a right to share in the benefits of biotechnology. If the answer is yes, then what is the role of international and national governments to ensure that this right is met? I believe we must give this matter serious thought.

Se puede encontrar en su artículo FEEDING A WORLD OF 10 BILLION PEOPLE: THE MIRACLE AHEAD. Este artículo puede servir para profundizar en el debate sobre la productividad agrícola, las necesidades de alimentación de multitudes enormes y la viabilidad de las pequeñas explotaciones en relación con las grandes. El debate seguirá abierto por muchos años.

En el artículo anterior les hablaba de un estudio de David J. Connor y Carlos Cantero-Martínez. Aquí lo tienen. Se titula Estudio de un proyecto de desarrollo agroecológico en relación con la consolidación organizativa para pequeños agricultores en Alto Paraná-Paraguay e ilustra cómo influyen las técnicas agrícolas que promocionamos en los rendimientos que se pueden alcanzar, y qué tan útiles resultan para enfrentar el avance del agronegocio. Espero que les resulte interesante.