José, después de pasar de consultor a ministro

En estos tiempos de descreimiento en los que vivimos ya no nos acordamos de la biblia, pese a que nos puede ilustrar con valiosas enseñanzas históricas. Hoy vamos a recordar cómo José, hijo de Jacob, consultor del faraón de Egipto para asuntos alimentarios y oníricos, cifró en un veinte por ciento las reservas necesarias de alimentos para no pasar hambre.  Hoy en día los sistemas de alerta temprana han sustituido a los sueños del faraón como método de previsión, pero todavía no se ha encontrado algo mejor que las reservas para evitar las crisis de precios. Si son públicas, o una combinación de público y privado, está por ver, pero no hay ninguna duda de que hay que aumentarlas y hay que asumir el coste económico que esto tiene. Esta es la historia:

25 Entonces José dijo a Faraón: “Los dos sueños de Faraón son uno. Dios ha anunciado a Faraón lo que El va a hacer. 26 “Las siete vacas hermosas son siete años, y las siete espigas hermosas son siete años. Los dos sueños son uno. 27 “Y las siete vacas flacas y feas que subieron detrás de ellas son siete años, y las siete espigas quemadas por el viento del este serán siete años de hambre. 28 “Esto es lo que he dicho a Faraón: Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer. 29 “Van a venir siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto; 30 y después de ellos vendrán siete años de hambre. Será olvidada toda la abundancia en la tierra de Egipto, y el hambre asolará la tierra. 31 “No se conocerá la abundancia en la tierra a causa del hambre que vendrá, que será muy severa. 32 “En cuanto a la repetición del sueño a Faraón dos veces, quiere decir que el asunto está determinado por Dios, y que Dios lo hará pronto. 33 “Ahora pues, busque Faraón un hombre prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. 34Decida Faraón nombrar inspectores sobre el país y exija un quinto de la producción de la tierra de Egipto en los siete años de abundancia. 35 “Que los inspectores recojan todos los víveres de esos años buenos que vienen, y almacenen en las ciudades el grano para alimento bajo la autoridad de Faraón, y que lo protejan. 36 “Y que los víveres sean una reserva para el país durante los siete años de hambre que ocurrirán en la tierra de Egipto, a fin de que la gente del país no perezca por el hambre.”

Anuncios