En este artículo hablaba de que la futura escasez de fósforo hace tiempo que ha arrancado la carrera por acapararlo. Ahora parece que está ocurriendo lo mismo con el potasio. Tanto el potasio como el fósforo son componentes necesarios de los fertilizantes. En 2008, en plena crisis de precios de la comida, el potasio ya tuvo una fuerte subida del 132% en un año en algunos contratos, como muestra este artículo del Asia Times .

Ahora este artículo de Le Monde (pdf) habla de los movimientos en el mercado: los australiano-británicos de Río Tinto invierten en la empresa rusa Uralkali, mientras que los australiano-británicos de BHP Billiton lo hacen en los canadienses de Potash. Los rusos y bielorrusos controlan el 45% del mercado, mientras que Canadá el 20% (pero con el 50% de las reservas). Como ven, entre pocos anda el juego. Ni China, ni India ni Brasil tienen reservas, y dependen de las importaciones de Canadá y Rusia, por eso China invierte 1.200 millones de dólares en el Congo. Equilibrios delicados en el sistema alimentario mundial, empresas que se sitúan lo mejor que pueden para cuando los recursos sean escasos, o parezca que lo son.