100_1428

A principios de los sesenta, en este pueblo castellano que todavía vive de la agricultura, un terrateniente (don Antero el Poderoso) y dos ricas de medio pelo controlan la riqueza. Los agricultores viven mirando al cielo, temiendo las sequías, el granizo o las heladas. Sólo don Antero tiene la cosecha asegurada. En una cueva en las afueras vive El Nini, un niño a quien todos consultan porque conoce, parece que por ciencia infusa, todos los secretos de la naturaleza. Sabe cuándo lloverá, cuándo conviene cosechar el trigo o matar el cerdo. La vida es dura para la mayoría, y muchos piensan en emigrar a la ciudad. Este es el retrato que hizo Delibes de un pueblo pobre de hace cincuenta años. Ésta sigue siendo la situación en la mitad del mundo.