En el google académico podemos leer la cita de Bernard de Chartressobre las espaldas de gigantes“. Se refiere a que nuestro conocimiento está basado  en otro anterior,  lo que  nos permite aprender sin partir de cero cada vez. Para esto es útil saber un poco de historia, y en el caso de la cooperación para el desarrollo, se trata de conocer qué escribieron quienes empezaron a preocuparse por la pobreza rural, hace ya tiempo.

En este artículo me quejaba de lo poco que dedicamos en nuestro sector a aprender. La historia es uno de los sectores más abandonados. Cuando se intenta enseñar cooperación en maestrías o postgrados parece que se empezó a pensar en este tema a finales del siglo pasado. Pero hay mucho pensamiento anterior, muy útil.

Chayanov fue uno de los más importantes economistas agrícolas. Su obra más importante es de 1925, Organización de la granja campesina (se puede encontrar en inglés). En ella estudió cómo funciona la economía de la familia campesina, y entendió por qué ésta no pueden ser considerada como una empresa capitalista, pero tampoco feudal. Dadas ciertas condiciones, ausencia de mercado de trabajo, disponibilidad de tierra y posibilidad de vender excedentes, la familia no utiliza todo su potencial de trabajo, sino que hace lo mínimo para cubrir sus necesidades según unos mínimos socialmente aceptados. Algo que desconcierta hoy en día a muchos de quienes trabajamos en cooperación (aunque no se habla mucho del tema, por no ser políticamente correcto). Hablar de las implicaciones de este hecho alargaría demasiado este artículo, lo dejamos para más adelante, pero antes recomiendo el libro de Frank Ellis, Peasants Economics, que actualiza las tesis de Chayanov y les añade todas las novedades que ha introducido la economía del desarrollo desde 1925. Este sí es imprescindible.

Chayanov

Alexander Chayanov

Anuncios